miércoles, 22 de julio de 2009

VOLUMEN, CAPACIDAD Y PESO

Mariana Saíz

En muchas ocasiones, los conceptos de volumen y capacidad se confunden. De hecho, es frecuente que ambos términos se utilicen como sinónimos. No es extraño escuchar, o encontrar en algún libro de texto, expresiones tales como "obtener el volumen del tinaco" o "esa taza tiene más volumen que esta otra", cuando en realidad, lo que se pretende es obtener la capacidad de un tinaco o comparar la capacidad de dos tazas.

Es pertinente, por tanto, empezar en la escuela primaria a diferenciar estos conceptos y, al mismo tiempo, a encontrar la relación entre ambos.

En primer lugar, es pertinente reflexionar sobre los objetos susceptibles de ser medidos respecto al volumen. Si se entiende por volumen el lugar que ocupa un cuerpo en el espacio, entonces cualquier objeto del mundo que vivimos tiene volumen. No importa si es muy delgado, como una hoja de papel. Llamemos a estos objetos: volumen-medibles.

La capacidad, en cambio, no es una cualidad susceptible de ser medida para cualquier objeto. Los objetos susceptibles de ser medidos respecto a capacidad se llaman comúnmente: recipientes. Son objetos en los que podemos introducir otros objetos o sustancias.

Obsérvese ahora que todos los recipientes son también objetos volumen-medibles; pero no al revés. Esto es, no todos los objetos volumen-medibles son recipientes. Por ejemplo, una bola de billar, un cubo de madera, una bala de cañón y un ladrillo tienen volumen pero no tienen capacidad, no son recipientes. Un vaso, una taza, un frasco y un barquillo son recipientes y también objetos de este mundo, luego, tienen volumen.

Precisamente, algunas dificultades para diferenciar ambas cualidades están relacionadas con los recipientes, pues son objetos que tienen las dos cualidades: volumen y capacidad. Por tanto, hay que ser cuidadosos al hablar del volumen de una taza, una caja, una copa o cualquier otro recipiente y estar seguros si lo que interesa medir, en un momento dado, es su volumen, esto es, el lugar que ocupan y no, su capacidad: lo que les cabe. Es pertinente subrayar que no tiene sentido hablar de la capacidad de un objeto completamente sólido.

¿Hay alguna relación entre el volumen y la capacidad? La respuesta a esta pregunta es afirmativa desde el siguiente punto de vista. La capacidad de un recipiente es el volumen del objeto que lo llena. Por ejemplo, la capacidad de una taza es el volumen del cuerpo que la llena; si la taza se llena con agua, esta agua es un "cuerpo de agua", cuyo volumen corresponde a la capacidad de la taza. Pero OJO, dicho volumen no tiene que ser igual al volumen de la taza. Dos tazas de cerámica, una gruesa y otra delgada pueden tener la misma capacidad y diferentes volúmenes. Lo que es igual, en este caso, es el volumen de agua que les cabe, no de las tazas.

Se sabe que un decímetro cúbico es equivalente a un litro. Esto es, un recipiente cúbico de un decímetro de arista tiene una capacidad de un litro. Un envase de un litro de leche, cerrado, ocupa un volumen de 1 dm3 porque el grosor del material con el cual está hecho es mínimo y puede despreciarse. Pero una botella de cristal grueso, con capacidad de un litro, tiene un volumen mayor que un decímetro cúbico. Para afianzar estos conocimientos realiza todo el taller que aparece en:

Medición de volumen,capacidad y peso


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada